viernes, 9 de octubre de 2009

SEGUNDO ENTRENAMIENTO EN EL N. VIVERO

Nuevo Vivero, solución inminente

El Ayuntamiento comunicará la próxima semana al Cerro de Reyes y al Badajoz su decisión sobre el uso compartido del estadio pacense



El Nuevo Vivero abre sus puertas al Cerro de Reyes. De momento, su relación sólo se limita a una sesión de entrenamiento por semana, pero es cuestión de días que desembarque en el estadio pacense. De esta manera, el Badajoz compartirá después de diez años 'su casa' con un nuevo inquilino.
Después de más tres meses de desencuentros el culebrón por el uso del campo llega a su fin. De nada ha servido el papel municipal como parte mediadora para tratar de alcanzar un consenso. La falta de entendimiento entre ambos clubes puso la pelota en el tejado del Ayuntamiento. La decisión ya está tomada y el equipo de Gobierno se la comunicará a ambas entidades la próxima semana. «No se puede dilatar más por interés de los dos equipos. En estos momentos se está redactando la propuesta y una vez esté formalizada se la transmitiremos a los dos equipos», explica el concejal Miguel Ángel Rodríguez de la Calle.

Que el Cerro va a jugar en el Nuevo Vivero esta temporada es algo que se sabía desde que este verano el alcalde Miguel Celdrán dejara clara la postura del Ayuntamiento tras recibir la petición expresa de Antonio Olivera, 'Cachola'. La noticia no coge por sorpresa a nadie. Aunque el concejal de Deportes no desvela ningún detalle del dictamen municipal, sus palabras sí que aclaran aún más que los albiazules se instalarán de forma inminente en el Nuevo Vivero. «Los dos equipos se tienen que sentir en su casa», precisa.
El punto caliente de todo este embrollo se localiza en las oficinas. Ese ha sido el 'quid' de la cuestión y la principal causa de que tras un mes de competición no se haya esclarecido aún el problema. De ahí que la única incógnita a despejar se sitúe en cómo el Ayuntamiento resolverá el reparto de la zona administrativa del estadio. «Los dos equipos tienen su parte de razón, han presentado una propuesta muy lógica. Pero cuando dos partes no se ponen de acuerdo la decisión que se vaya a tomar lamentablemente a uno le va a disgustar más que a otro», advierte De la Calle. Llegado a este punto, a Cerro y Badajoz no le queda más remedio que acatar lo que imponga el Ayuntamiento. Ya no hay posibilidad de retorno.


Entre ambas entidades siempre ha existido buena predisposición a compartir el terreno de juego para celebrar los partidos y llevar a cabo una sesión de entrenamiento, pero la distribución de las oficinas ha provocado que la solución al conflicto se haya demorado en el tiempo, una situación también enquistada por las diferencias irreconciliables entre sus dirigentes.


Segundo entrenamiento


El Cerro realizó ayer su segundo entrenamiento en el Nuevo Vivero. La primera vez que pisó el césped del estadio municipal, en el Badajoz se criticó que nadie se lo hubiese comunicado y así se lo transmitió al Ayuntamiento a través un escrito.
«Es una falta de respeto y un desprecio hacia el Badajoz», se queja Fernando Valbuena, portavoz del club decano. Rodríguez de la Calle es tajante al respecto: «Una parte tiene por escrito que puede entrenar de cinco a siete y la otra de siete a nueve. El Ayuntamiento no tiene por qué pedir permiso al Badajoz».


Tinín, por su parte, no quiere que nadie se sienta perjudicado: «He pedido el Nuevo Vivero porque es un campo de grandes dimensiones, el mejor de Extremadura, y así adaptarnos a las medidas de la Ciudad Deportiva de Valdebebas». Una medida que el Cerro repitió ayer. «Me hubiera gustado entrenar en nuestro campo porque el domingo jugamos allí, pero el José Pache ha sido resembrado».
Valbuena exige información: «Hemos pedido al Ayuntamiento que nos comunique la situación y qué criterios va a seguir sobre uso del campo». El concejal de Deportes aclara que la propiedad es municipal y que ahora Julián Vázquez se encarga del césped: «El Badajoz no tiene la cesión del estadio, es la Fundación Municipal de Deportes la que gestiona el uso de las instalaciones. El Cerro puede entrenar allí en las mismas condiciones que el Badajoz».