lunes, 11 de octubre de 2010

AD CERRO DE REYES 1 - 2 CORUXO FC

La defensa del Cerro se descose
Dos errores de la zaga volvieron a condenar a los de Diezma, que encadenan su tercera derrota consecutiva



La fortaleza en los cimientos cerristas brilla por su ausencia. Ayer se volvió a poner de manifiesto que la zaga no funciona. Demasiados errores y concesiones en una categoría en la que cualquier descuido significa la derrota. En el caso de los pacenses es la tercera consecutiva. Ni la presencia de Stoeten y Juan Carlos Mejías como doble pivote de contención apuntalaron una frágil defensa que hace aguas.

En la derrota ante el Coruxo (1-2) se demostró que la acumulación de jugadores en labores de destrucción no es la solución. El tándem en el centro del campo ocupó poca parcela y congestionó la salida de la pelota. El experimento, además, anuló a Jorge Zafra, inédito, aunque batallador. El de Barcarrota no pudo ser el faro cerrista y apenas entró en contacto con el balón.

Desasistido, sin apoyos, carente de un aliado, el rol de creador fue una utopía. No lució y sus compañeros lo notaron. El ostracismo se cebó también con Patri, víctima de un bloque con muchos espacios entre líneas, que impedían las transiciones y tampoco optaron por ensanchar el campo.

Sin cerebro y con mucho músculo en la medular, el fútbol brilló por su ausencia. Al menos el de toque fluido. A todo ello favoreció la ausencia de Golo, que salía de una lesión y al que Diezma no quiso forzar, hasta que el guión de la segunda mitad así lo exigió. Gorka y Pereyra repetían series de pases horizontales en determinadas fases del encuentro sin que ningún centrocampista se ofreciera para iniciar jugada.

El Coruxo, sin ningún alarde técnico ni despliegue físico fue desde el principio desenmarañando la red que había trazado Diezma en tres cuartos de campo. Lo conseguían a través de triangulaciones rápidas entre Antúnez y David Pérez.


El delantero del conjunto pontevedrés inició la jugada que dio origen al primer gol visitante. El nueve del Coruxo asiste a Jacobo Campos cuyo centro remata de cabeza Alberto García, 0-1. Ni Gorka ni Pereyra siguieron el desmarque y el jugador visitante entró en el área pequeña sin oposición. El Cerro volvía a las andadas. El eje de la retaguardia se descosía, una vez más. Pero el Cerro reaccionó casi inmediatamente respondiendo con la misma medicina.

Juanma Torres imprimió velocidad y consiguió sorprender a los defensores gallegos. A través de sus internadas e individualidades los blanquiazules pisaron el área rival y de sus botas nació el tanto del empate. Fue tras un centro desde la derecha del que sacaría petróleo Gonzalo Garavano con un certero cabezazo, ganando la posición al zaguero, 1-1.

El encuentro daba una segunda oportunidad a los locales. Sin embargo, el empuje sólo llegó propiciado por ir a remolque en el marcador y cuando se niveló la balanza, los cerristas quitaron el pie del acelerador y ralentizaron el ritmo del choque. Lo cual demostró que el Cerro juega por impulsos. Sin demasiado criterio y sin un estilo aún definido.


Tras el descanso, la redención no se produjo. Volvió la penitencia, un partido más, en forma de penalti. En un balón sin aparente peligro, Gorka y Pereyra no aciertan a despejar y Richi aprovecha la indecisión para encarar a Matías que derribaba al delantero gallego. El árbitro decretaba, con buen criterio, la pena máxima. La infracción existió. Antúnez se encargaría de transformarlo, estableciendo el 1-2 definitivo. El meta argentino únicamente recibió la amarilla, a pesar de que desbarató una opción clara de gol. Además, Jorge Zafra también pudo ser expulsado por una dura entrada por detrás, así como Pereyra que derribó a Richi, siendo el último hombre. Un síntoma más de que el sistema defensivo va a la deriva.

Richi pudo sentenciar
Richi pudo aumentar la renta ganando la espalda a los centrales tras un pase largo y bombeado, que nadie acierta a despejar. Solo ante Matías envió desviado. El revulsivo era Golo que, aunque renqueante, era lo más incisivo con lo que contaba Diezma en el banquillo, estando Ramsés y Roberto fuera de la convocatoria. El capitán blanquiazul sustituyó a Gorka, se colocó como enganche, aunque luego Expósito ocupó la media punta y Golo pasó a la banda izquierda. La cordura volvía al esquema, aunque no surtió efecto.

Jorge Zafra recuperaba su puesto natural en la medular y Juan Carlos retrasó su posición al centro de la zaga. El extremeño estuvo atento y expeditivo, y presentó sus credenciales para postularse como candidato para esos menesteres.
Tras los cambios llegaron las mejores oportunidades locales. Golo gozó de una ocasión entrando desde el extremo y Expósito remató demasiado cruzado una entrega que llegaba desde el área cerrista, ya en el descuento. Sin embargo, otros tres puntos volaron del José Pache.



CERRO DE REYES 1 CORUXO 2

EL DETALLE
Con el de ayer ya son seis los penaltis que les han señalado en contra a los cerristas en lo que va de temporada.

-Cerro de Reyes: Matías Garavano, Rubén González, Santi Cezón, Gorka (Golo, 60), Pereyra, Juan Carlos, Stoeten, Torres, Jorge Zafra, Gonzalo, Patri (Expósito, 68).
-Coruxo: Jorge Pérez, Jacobo, David Campos, Costas, Richi, Antúnez (Zurbaño, 55), Marco (Santi, 84), Alberto García, Yago, David Pérez, Víctor Besaga (Antón, 72).
-Goles: 0-1, Alberto García, 25. 1-1, Gonzalo, 33.1-2, Antúnez, 49 (p).
-Árbitro: Yáñez Megías, del colegio andaluz. Mostró amarilla a Matías, Pereyra, Jorge Zafra y Stoeten en el Cerro; y a Jorge, Alberto García y Víctor Besaga en el Coruxo.
-Incidencias: José Pache, con unos 200 espectadores en las gradas. El terreno de juego en malas condiciones por las últimas lluvias, blando y muy irregular. Se guardó un minuto de silencio por la muerte de la madre del delegado del Cerro de Reyes, Evaristo.
EL PÚBLICO
Una decena de aficionados de la peña Atenea Jonathan Antúnez del Coruxo se desplazó hasta el estadio José Pache para animar a los suyos.





DIEZMA: «Hemos sido víctimas de nuestros errores»

Diezma se lamentó en rueda de prensa de la falta de acierto de los delanteros y destacó que la derrota fue más por deméritos de sus jugadores que por lo mostrado en el campo por el Coruxo. «No hemos estado acertados de cara al gol y luego hemos sido víctimas de nuestros propios errores, demasiados errores que estamos pagando. De poder conseguir el primer gol ha pasado a que ellos nos lleguen y se pongan por delante». No entró a valorar la decisión del árbitro al señalar la pena máximo de Matías, aunque sí se refirió al lastre que les está suponiendo este tipo de jugadas en los encuentros disputados hasta el momento. «Una estadística de seis penaltis en contra en ocho partidos es una barbaridad».




FOTO DEL PARTIDO


[Hoy, 11-X-10]