jueves, 13 de enero de 2011

AD CERRO DE REYES 0 - 0 CD GUADALAJARA

Un punto obrado por San Matías
El meta del Cerro paró un penalti a cinco minutos del final y arrebató el balón de los pies a Aníbal cuando encaraba la portería



El de ayer (0-0) fue un partido de detalles. Carente de brillantez y de quilates, la técnica se reservó para situaciones puntuales en un césped que no invitaba a frivolidades. Tampoco hubo dureza, hasta la segunda mitad el colegiado no mostró ninguna amarilla. El miedo, o su versión eufemística llamada respeto, se apoderó de ambos.
Optaron por alejar el peligro de su territorio y aprovechar alguna contra, pero sin asumir riesgos. La propuesta imperante fue conservadora y el fútbol se resintió. Fue un choque anodino, de trincheras y muy físico. En esa faceta estuvo más entero el Guadalajara, con una marcha de aceleración más, aunque sin excederse.
Los cerristas dieron síntomas de mejoría. Se desatascó la zaga, se liberó de efectivos y se abrió más el campo. Las líneas se articularon más juntas y eso facilitó las transiciones que ganaron en fluidez y precisión. Stoeten tuvo más presencia en la construcción y trató de retener la posesión para habilitar los desmarques de sus compañeros. Las bajas obligaron a Mario Luna a convocar a dos juveniles, Parri y Emilio, y a dar entrada en el once a Roberto, casi inédito esta temporada.
El ex del CD Badajoz estuvo participativo, bregó, apoyó a Torres en la presión y tuvo una ocasión clara para marcar, pero fue muy intermitente y fue sustituido. El Cerro retornaba a sus orígenes de esta campaña y recuperaba el 4-2-3-1. Volvía a la pareja de centrales, con dos laterales clásicos, aunque con un inquilino atípico, Kevin, que ocupó el flanco zurdo. Una decisión controvertida, ya que Santi Cezón se quedó en el banquillo.

Pero sobre todas las novedades emergió la figura de Matías, con su peculiar indumentaria rosa, reaparecía para custodiar el arco cerrista tras cuatro partidos de ausencia. Unas molestias le apartaron de la titularidad y ayer era el día de su redención.

El campo pesado, con un terreno irregular, configuró un ritmo lento y un juego estático, que no les incomodó. Atenazados y a la expectativa el reloj corría y las porterías no aparecían en escena. En el primer cuarto de hora, únicamente la ejecución de una falta por parte de Ernesto en el balcón del área obligó a intervenir a Matías. Pero poco más.

Las opciones de estrategia, los rechaces, segundas jugadas y balones aéreos, eran la piedra angular y el nimio resquicio ofensivo mediante el que desnivelar el envite. Las indecisiones, esféricos divididos, entregas en corto, el achique atrás, la falta de profundidad y desbordes, caracterizaron un choque trabado y con muchas interrupciones. Los equipos dirigidos por Carlos Terraza suelen manejarse a la perfección en estos panoramas.

Y así fue. Porque el Guadalajara lejos de precipitarse fue dando pasos casi imperceptibles hacia adelante, coincidiendo con el desgaste de los cerristas que no sufrieron momentos de agobio, pero los visitantes si asfixiaron su salida del balón.
Hasta el minuto 23 no trenzaron una jugada con cariz ofensivo. Una asistencia al primer toque de Golo abrió una autopista por la banda izquierda a Patri cuyo centro no encontró rematador. Las triangulaciones rápidas se han convertido en un recurso en peligro de extinción en el José Pache y el delantero vasco demostró que es una de las claves del éxito de cualquier ataque.
El Cerro funcionaba por ráfagas. Acto seguido, Torres frenaba su carrera tras un pase largo desde la defensa para evitar el fuera de juego y Roberto aprovechaba la indecisión de los zagueros rivales para trazar una diagonal en el vértice derecho del área. Su disparo fue algo inocente.


Patri oscilaba hacía el centro buscando contactar con el balón y dejaba el carril a Kevin, que no se prodigó en las subidas, pero pese a estar fuera de su posición natural el francés cumplió.
En el Guadalajara, Iván Moreno era el más incisivo aunque no consiguió asociarse con Aníbal. Juan Carlos, una vez más, estuvo insuperable por alto, atento en la marca, se anticipó y sofocó los escasos fuegos que se declararon en la zaga.
Sin embargo, un error al medir el bote en un desplazamiento en largo de los alcarreños estuvo a punto de enturbiar su impecable partido. Pero apareció Matías. Cuando Aníbal tenía el disparo franco para adelantar a los suyos, el arquero argentino, seguro, valiente y decidido, taponó todos los espacios y arrebató la pelota de los pies al delantero con absoluta limpieza.

El homólogo de Juan Carlos, David Fernández, fue un escudero perfecto para los suyos, se multiplicó en la contención, encimó hasta la extenuación a Golo y Torres, y en el corte tuvo la precisión de un cirujano. En el minuto 63 el extremo murciano Nico salió al campo y revolucionó el choque. Fue el único capaz de aportar velocidad a un parsimonioso encuentro. Gracias a su presencia y a la amenaza que suponía para los blanquiazules los locales se replegaron.

Gol anulado
Pero el fútbol es paradójico e imprevisible y en los instantes de más apuros llegó la oportunidad cerrista para llevarse la victoria. Kevin botaba una falta desde la derecha, Golo prolongaba de cabeza y Torres, libre de marca, remachaba a la red en el segundo palo. El asistente de López Puerta levantó el banderín y señaló fuera de juego, algo dudoso.

Mario Luna decidió mover un mermado banquillo y dar entrada a Emilio, un juvenil con perfil de extremo, que asumió el rol de ariete desplazando a Torres a la banda. Pero el ataque blanquiazul no volvió a dar señales de vida.
Mientras, Nico continuaba con su recital. No culminaba sus internadas pero generaba situaciones claras de cara al marco rival. En una de ellas fue derribado en el área y, aunque el murciano buscó deliberadamente el contacto, el colegiado señaló penalti. Quedaban apenas unos minutos para el final y la capacidad de reacción pacense se antojaba utópica.

El capitán Javi Soria asumió la responsabilidad. Matías, con pasmosa tranquilidad, frotó sus guantes, se agazapó levemente en el centro simétrico de la línea de gol, escrutó la mirada del lanzador, descifró su intención y su vuelo se interpuso en la trayectoria del disparo que repelió con ambas manos evitando, además, la posibilidad de rechace. Se consagró, de nuevo, tras un lanzamiento desde los once metros como ya hiciera en el Nuevo Vivero ante el Badajoz. Un punto, un milagro obrado por San Matías.



CERRO 0 GUADALAJARA 0

EL DETALLE
En la grada estuvo el actual entrenador del Jerez CF, Agustín Izquierdo, que podría recalar en la disciplina blanquiazul en las próximas semanas.
-Cerro de Reyes: Matías, Pereyra, Kevin, Juan Carlos, Gorka, Fran Miranda, Stoeten, Roberto (Emilio 66), Patri, Golo y Torres.
-Guadalajara: Saizar, Cerrudo, Javi Barral, David Fernández, Oinatz, Javi Soria, Oya, Badía (Nico, 63), Iván Moreno, Ernesto y Aníbal.
-Árbitro: López Puerta (colegio madrileño), amonestó a Gorka, Juan Carlos, Stoeten y Golo, en el Cerro, y a Iván Moreno en el Guadalajara.
-Incidencias: Unos 500 espectadores en el José Pache. Gonzalo, que por unas molestias era duda para el partido, prefirió no ser convocado y se lo comunicó a Mario Luna.




LUNA: «Nos faltó el delantero centro»
«Hicimos méritos para llevarnos los tres puntos. Pudimos ganar por el gol que nos anularon y también perder por el penalty que fallaron. La diferencia que hay en la clasificación no se corresponde con lo que se ha visto hoy». Mario Luna se mostró satisfecho a medias por el resultado tras lo acontecido en el césped. Respecto al cambio de sistema, aclaró que fue una decisión supeditada a las bajas. «Nos tenemos que adaptar a los futbolistas con los que contamos cada semana, si no tengo fuerza arriba es imposible tener equilibrio en defensa». Luna coincidió en que la ausencia de un nueve nato mermó la capacidad de los cerristas arriba. «Era un partido para jugar por banda porque ellos acumulan hombres en el centro. Pero nos faltó el delantero centro (Gonzalo), porque tenía molestias en el gemelo.
FOTO DEL PARTIDO


MAS FOTOS DEL PARTIDO: http://www.hoy.es/multimedia/fotos/ultimos/69670-punto-milagro-para-cerro-0.html

[HOY.ES 10-I-11]