jueves, 11 de junio de 2009

CD TROPEZON 1 - 1 CERRO REYES

Un empate valioso que le sabe a poco al Cerro

«Se nos quedó una cara de tontos impresionante», reconoce Tinín

Apuntaba a final de traca, pero el Cerro estropeó un comienzo brillante. Se ajustó de forma notable a las exigencias del guión, aunque un descuido en el cierre del primer capítulo obliga a mantener la expectación en el desenlace de la secuela. El gol del Tropezón llenó el vestuario albiazul de lamentaciones. De nuevo, como en secuencias anteriores toca morderse las uñas en el José Pache. «Se nos quedó una cara de tontos impresionantes», reconoce Tinín sobre ese mazazo recibido en el descuento.

En cualquier otra circunstancia un empate con goles fuera de casa es un gran resultado, pero al conjunto cerrista le sabe a poco, más bien deja cierto poso a derrota. Aún así, los cántabros están obligados a marcar en el José Pache. Esa es la mejor noticia para un Cerro que remite a su trayectoria realizador para sentenciar el pase a la ronda decisiva. «No vamos a especular con el marcador y saldremos a intentar marcar, que es nuestra obligación». Y es que de otra forma, los de Tinín se encontrarían frente al hermetismo de una propuesta defensiva que les haría sufrir mucho dadas las características de su equipo.

Una defensa hermética

De momento, el Cerro no tendrá la necesidad de romper ese blindaje porque el Tropezón debe cambiar de registro si quiere seguir con vida. «Con el 1-1 tienen que abrirse y buscar un gol. Eso es lo que más me gusta del resultado y me da esperanzas, aunque no espero un rival que salga a tumba abierta y que juegue al ataque», asume el técnico pacense.
El conjunto de Manuel Herrera sólo ha recibido 16 tantos en toda la temporada, un dato que habla por sí mismo de la importancia de haber marcado en el Municipal de Santa Ana. «El Tropezón es un equipo correoso, muy férreo y que practica un juego muy directo. Defensivamente es muy fuerte, presenta las líneas muy juntas atrás reforzada por un trivote en el medio del campo y es muy complicado hacerle goles», analiza Tinín.

Una vez realizadas las presentaciones y despejada la incertidumbre, Tinín está convencido en estar de nuevo este lunes en el sorteo de la Ciudad del Fútbol. «Vista la diferencia de calidad que hubo en el campo, creo que pasaremos».

El gol de Pierucci vale medio billete para presentarse en la última eliminatoria. Otro más en la vuelta exigiría a los cántabros hacer dos. Misión casi imposible para los visitantes en el José Pache y para un equipo que fuera de casa sólo ha marcado dos goles en cuatro encuentros. «Es un equipo muy paciente. que espera su oportunidad y el fallo del contrario. Casi todos sus goles llegan de estrategia o por errores de su rival», advierte.

Precisamente, así les golpeó el Tropezón. «El córner era evitable y después pensamos que se podía defender porque subieron sus hombres altos, nos despistamos y sacaron un balón raso que rebotó en Jhony lo suficiente para que Manu no pudiera llegar. Nos cogimos un cabreo impresionante». Otra vez deja escapar su ventaja en los instantes finales. «Tenemos una sensación de impotencia grande por el gafe que parece nos va persiguiendo. Nos ocurrió en Varea y años anteriores con Alcalá y Toledo».

Además, una de las cualidades del Cerro es su enorme potencial ofensivo. «Partimos con la ventaja de que ellos están obligados a marcar. Pero nosotros ofensivamente casi siempre hacemos gol. Si marcamos como mínimo nos tendrían que hacer dos». Para esta cita, el técnico cerrista recupera a Gabi Frías y pierde a Odi, mientras que Dieguito sigue siendo duda por sus problemas en los isquiotibiales.