jueves, 25 de marzo de 2010

ACTUALIDAD BLANQUIAZUL

Mano a mano en la meta del Cerro

Tinín ha alternado durante la temporada a Manu y Arturo en la portería, sin que ninguno sea fijo en los onces iniciales



Se llevan disputados tres cuartos de temporada para el Cerro de Reyes, y sigue existiendo una incógnita recurrente en los onces iniciales que confecciona cada jornada Tinín, la portería. Supone una quimera acertar en los pronósticos quién será el elegido en cada encuentro para defender el arco cerrista, y es que entre Arturo y Manu se han repartido el protagonismo.

El hispalense Arturo llegó a principios de esta temporada procedente del Écija para disputar el puesto con Manu. Ambos han competido por ser el cerrojo del equipo pacense, sin que Tinín haya optado de forma rotunda por uno de los dos. La pugna por ser el inquilino de la meta del Cerro sigue abierta.
El primer tramo de campeonato fue Manu el encargado de custodiar el portal cerrista, incluso desde la pretemporada. El pacense inauguraba su cuarto año en el club como titular. Sin embargo, tras los cambios que introdujo Tinín en el esquema táctico y en el once, el arquero sevillano adquirió mayor notoriedad y empezó a disfrutar de más minutos. La pasada jornada en el choque ante el Lanzarote, Manu relegó de nuevo a Arturo al banquillo.

En cuanto a las habituales rotaciones, Manu reconoce que es una situación complicada, pero que es ajena a ellos y que pertenece al criterio del entrenador que vela por los intereses del conjunto. «Tinín me dijo que nos veía a los dos capacitados y que nos iría turnando según lo considerara oportuno». El jugador pacense admite que esta circunstancia no le repercute en sus actuaciones y que son cuestiones que desaparecen cuando salta al césped. «Si salgo al campo analizando si voy a estar o no en el siguiente encuentro, no rendiría al nivel adecuado». Manu es cauto a la hora de valorar el momento positivo que atraviesa el Cerro ante la igualdad reinante en el grupo. «Nos hacen falta sacar adelante entre tres o cuatro enfrentamientos para asegurar la permanencia».

Las rotaciones

Tras su llegada en verano, Arturo tuvo que asumir su rol como suplente y permanecer en un segundo plano hasta que pudo gozar de sus oportunidades, que han sido intermitentes. «Con tantas modificaciones, desde el principio no he sabido cuál es mi sitio exactamente, yo estoy contento con mi trabajo, sé que hay partidos en los que he podido hacer algo más y tengo margen para mejorar. Tras algunas derrotas me tocó el turno, perdimos un encuentro y volví a ser suplente».

Sobre la reacción del equipo en el segundo tramo de la competición, Arturo subraya dos factores cruciales que los han colocado a cinco puntos de los puestos de descenso. «La presión de los resultados afecta, y el estar abajo nos ha influido, pero somos un equipo muy unido y eso es fundamental. El revulsivo han sido los refuerzos del mercado invernal, tanto Tomillo como Jorge Zafra han sido decisivos. El equipo ha acertado porque en diciembre es difícil fichar». Además, resalta la rápida adaptación de los nuevos compañeros al sistema y cómo se han acoplado a la dinámica del grupo «Parece que llevan aquí desde principio, son gente que ya conocíamos».

Cuando se le pregunta por su continuidad en el equipo, sostiene que se mantiene a la expectativa del desenlace de la temporada, condición sine qua non para iniciar conversaciones para su renovación. «Tengo un piso en Almendralejo y conservo a muchos amigos de allí, así que si al final hubiera posibilidades de quedarme no me importaría, aunque sería necesario que cambiaran algunas cosas para seguir». Y es que Arturo no está satisfecho con la incertidumbre que existe en torno a la titularidad en la portería. «En este puesto es necesario contar con estabilidad por parte del entrenador y yo no he sentido que la tenga, aunque lo principal es que hemos conseguido enderezar el rumbo y salir de abajo».
El Cerro alterna la seriedad defensiva que exhiben en determinadas fases de los choques, con errores puntuales que han mermado la fiabilidad de los de Tinín. Arturo destaca las concesiones a los rivales en la zaga como una de las fragilidades que han arrastrado todo el año. «Es una de las lagunas que sufrimos, tenemos fallos atrás que han motivado nuestra posición en la tabla». Así lo atestiguan las estadísticas que indican un balance de 35 goles a favor y 40 en contra.
Este fin de semana el Cerro viaja al complicado campo de la Universidad de Las Palmas. El mano a mano en la portería continúa.



[Diario Hoy]