domingo, 27 de diciembre de 2009

AD CERRO DE REYES 2 - 1 B. CONQUENSE

Este Cerro, sí funciona

Los pacenses suman siete de nueve puntos posibles y salen del descenso por segunda vez

El Cerro de Reyes ha dejado atrás su versión frágil e irregular para comenzar a tomarle el pulso a la categoría, tras un inicio de temporada dubitativo en el que las lagunas tácticas, especialmente en la zaga, hicieron volar muchos puntos. Los pacenses se han erigido como un rival duro, serio, disciplinado y difícil de batir. No en vano, han encadenado siete puntos de los últimos nueve en juego y, al margen de las estadísticas, la mejoría se ha visto reflejada en el campo, potenciando una de sus virtudes, el juego de ataque, pero sin descuidar la retaguardia, su punto débil. Con la victoria de ayer ante el Conquense, el Cerro sale del descenso por segunda vez en la temporada.
Los pacenses plantean un esquema defensivo basado en la presión que comienza en Enzo y que jalona todas las líneas cerristas. Toda una labor de equipo orquestada por un Fran Miranda que se está convirtiendo en el coloso de la medular.

Frío inicio de partido

Los primeros minutos parecían presagiar una reminiscencia hacia los orígenes de la temporada. Los pacenses salieron fríos al terreno de juego, el centro del campo no existía, Nauzet no ponía temple y Parra y José María Belfortti iniciaban las jugadas con fútiles balones largos. El Conquense contagió a los locales con un juego carente de identidad y sin un objetivo claro. Los manchegos apostaron por el juego directo y previsible y se sentían cómodos sin la posesión del balón.
El partido adolecía de triangulaciones y pases entre líneas que descolocaran a dos equipos bien plantados en el campo y que esperaron el primer envite del rival, que tardó en llegar. A los nueve minutos la delantera del Conquense dio el primer aviso en una indecisión de la defensa que no acertó a despejar, pero el balón se fue alto.

El flanco izquierdo pacense era la línea más desguarnecida, con un Tomillo con poco rodaje y un inspirado Cristian en los visitantes que puso en apuros al equipo de Tinín con varios centros desde su banda. En el minuto 17, el extremo del Conquense tras regatear a dos defensores hizo una pared con Cubillos, pero el centro se fue desviado. Golo y Martín Belfortti perdían sendos balones en el centro del campo y los manchegos adelantaban líneas e insistían en explotar la rapidez de su delantero Cubillos a la contra, eran las claves de los primeros compases de un partido sin oportunidades claras. El conjunto de Eloy Jiménez sin mucho oficio y sin desplegar un fútbol sofisticado sorprendió a los pacenses en otro balón que llegó desde la banda derecha y que remató Óscar Silva con un cabezazo suave que superó la estirada de Arturo (0-1). Corría el minuto 29.
Los fantasmas retornaban al José Pache, el Cerro no merecía ir por detrás en el marcador, pero tampoco había hecho méritos para cosechar un resultado menos adverso. Con el gol del Conquense, el Cerro se entonó y afloró, de nuevo, su mejor versión. El canario Nauzet tomó la manija y Enzo Noir, inédito en el encuentro hasta estos minutos, telegrafiaba a sus compañeros los continuos desmarques, buscando generar peligro contra la portería rival.

Golo, poco incisivo por la banda, pero batallador y sacrificado en el juego colectivo, bajaba a recibir a la medular y seguía la jugada hasta el área buscando el remate. Era Iván Fernández el encargado de percutir por la banda desde la derecha. Un centro suyo en el minuto 34 dio origen al empate. Golo prolongaba el pase y Martín Belfortti remataba para materializar el 1-1. Los pacenses demostraban capacidad de reacción. El Cerro se hizo con el dominio del encuentro y contemporizó el juego hasta el descanso.

En la reanudación el guión fue el mismo, el Conquense atenazado por el empuje del rival no trenzaba jugadas de ataque y no cruzaba la línea de tres cuartos pacense, con un infranqueable Fran Miranda que se multiplicaba en labores de contención.
En el minuto siete, en un intento de aproximación al área, los manchegos pierden el balón y Enzo Noir inicia un contragolpe desde su campo, que culmina con una vaselina desde 25 metros a Javi Martínez, portero del Conquense, que salió a la desesperada. Temple, tranquilidad y precisión, el pichichi local volvía a reivindicarse adelantando a su equipo, (2-1).

Minutos después Noir quiso poner la sentencia y sellar la victoria, cediendo un balón a Martín Belfortti que se quedó mano a mano con Javi Martínez que le ganó la partida al centrocampista argentino.

Susto al final

La rúbrica se resistió a los pacenses y todo indicaba a que en los instantes finales tocaría sufrir. Y así fue. Las oportunidades más claras de los manchegos se produjeron al borde del final. En el minuto 88, un rechace en el área le cayó a Cubillos, que sólo ante el portero y a bocajarro, mandó el balón por encima del larguero. Todavía quedaría tiempo para un nuevo susto. Un remate de Lucas, que entró en la segunda mitad en lugar de Francoli, rozó el palo derecho de la meta de Arturo.
Tinín decidió agotar sus cambios en el descuento dando entrada a Rodolfo por Golo, ovacionado por la grada que reconoció el esfuerzo del capitán. El técnico cerrista consiguió frenar el asedio manchego. El Cerro se matricula en un partido complicado, pero necesitará seguir mejorando para no sufrir en los minutos finales.
CERRO DE REYES 2 - 1 B. CONQUENSE
-Cerro de Reyes: Arturo, José Cayado, Tomillo, Parra, José María Belfortti, Martín Belfortti, Iván Fernández (Juanito, min. 66), Fran Miranda, Enzo Noir, Nauzet (Arévalo, min. 85) y Golo, (Rodolfo, min. 93).
-Conquense: Javi Martínez, Jorge Campos (Santacruz, min. 65), Aridani, Antonio (Ubis, min. 82), Javi Hernández, Francoli (Lucas, min. 57), Cristian, Martins, Elías, Óscar Silva y Cubillos.
-Goles: 0-1, Óscar Silva, min. 29; 1-1, Martín Belfortti, min. 34; 2-1, Enzo Noir, min. 52.
-Árbitro: Santos Pargaña (colegio andaluz). Amonestó a Parra en el Cerro y a Santacruz en el Conquense.
-Incidencias: José Pache, unas 300 personas.
TININ:«Hemos sido merecedores del triunfo»
El entrenador local restó trascendencia a las estadísticas positivas que está cosechando el equipo y remarcó que la única cifra relevante es la de puntos en el casillero. «Lo importante era sumar, estar con veinte puntos a estas alturas de la temporada es un buen guarismo». Tinín se lamentó de no haber sentenciado el encuentro en la segunda mitad, en la que tuvieron varias oportunidades para conseguir el tercero y no tener que sufrir en los instantes finales. «Hemos podido conseguir ampliar la ventaja, pero nos ha faltado velocidad y nos hemos precipitado demasiado». El técnico del Cerro resaltó la capacidad de reacción de sus pupilos al encajar el gol como una de las claves para conseguir remontar el partido y llevarse finalmente la victoria. «El equipo ha sabido sobreponerse y de esa manera da un paso adelante».