lunes, 20 de abril de 2009

CD BADAJOZ 1 - 1 CERRO REYES


Poco fútbol y mucho respeto entre vecinos


CD Badajoz y Cerro de Reyes firman tablas en un derbi marcado por la vigilancia y carente de riesgo. Se adelantó el Badajoz y Pierucci puso las cosas en su sitio con espectacular zurdazo desde fuera del área.
Decepcionante derbi el que ofrecieron en un soleado mediodía CD Badajoz y Cerro de Reyes. Un punto para cada uno que, a las 14.00 horas, podía ser positivo para ambos, pero que a las 20.00 sabía a poco, tras los resultados de Cacereño y Don Benito. Los dos necesitaban la victoria. Los dos se jugaban mucho, es decir, los dos arriesgaron poco. El miedo a no perder venció a la ambición, el tacticismo a la fluidez, y la emoción del juego perdió peso en detrimento de la incertidumbre del resultado.
Fue un duelo de vecinos donde triunfó el miedo a no salir lastimado más que la confianza en las virtudes propias. Pero también fue un partido de enorme deportividad, y eso es lo mejor que podía pasar si se busca una lectura objetiva, ajena a los colores. El abrazo final de jugadores, técnicos y demás miembros de las expediciones fue motivo de alegría para todos antes de ir a buscar el coche al aparcamiento. Una lección.
Volviendo al fútbol, el Cerro mostró su superioridad técnica para dominar algo más el juego. Disfrutó de más aproximaciones que su rival y buscó constantemente la espalda de la defensa contraria a base de triangulaciones aunque carentes de más presencia en el área. Para hacer frente a este despliegue del líder, el Badajoz se armó de dedicación y trabajo, aunque le faltó un poco de la ambición que todo aspirante debe emplear ante el campeón. Situó un bloque contundente en el centro del campo en el que Sandro, Braconi y D'Amico llegaron a molestarse, renunciando en parte a abrir el campo por banda, en especial por la derecha, donde aparecía Jorge Ortiz. En la izquierda Alex Herrera, y en punta de lanza el incansable Juan Germán, que olvidó la fiebre de esta semana en un acto de coraje. Después cambiaría de opinión Fael e introduciría a Rai por Nico y a Sota, que no tuvo su día, por Herrera.

En el Cerro, los problemas de Tinín aparecían en la zona centro, tanto en defensa como medio campo. Puso a Dieguito de central y envió a Odi al lateral. En la segunda parte jugaría con Belforti y Germán para retrasarlos algo y ayudar en defensa.


Minutos de tanteo

Los primeros minutos fueron indicativos de la tónica general del encuentro, con mucho respeto sobre el campo y pocas ideas en las mentes. Los blanquiazules, ayer verdes, llegaban algo más que los blanquinegros, sin embargo, serían éstos los primeros en dar un golpe serio. En el minuto 20, tras la habitual pelea de Juan Germán, Alex Herrera se interna por la izquierda y cede con calidad a D'Amico, que entra en el área como un ciclón y supera de fuerte disparo a una defensa cerrista mal colocada. Buen gol que presagiaba más juego.

No fue el caso. Lo que sí hubo fue la reacción inminente del líder, que demostró su condición cuando el Badajoz sólo sumaba cuatro minutos de ventaja. En el 24, después de una jugada de Germán, Pierucci le pega un zapatazo con la zurda al esférico que se cuela cerca de la escuadra de Moisés. Como las furgonetas que anunciaba Camacho: imparable. El delantero argentino del Cerro ponía las cosas en su sitio y de paso evidenciaba la pegada de este equipo, con un José Cayado convertido en pesadilla de la zaga local, siempre apoyado por Golo, a quien no le acompañó la puntería ayer, pero su trabajo entre líneas como apoyo a las bandas y al punta fue decisivo. Belforti y el propio Golo tuvieron algunas de las buenas aproximaciones cerristas tras los goles, en un partido que con el paso de los minutos se decantaba más hacia del lado visitante. Sin embargo, sería el Badajoz el que por muy poco no vuelve a desnivelar, con un tiro raso de Juan Germán en una jugada previa de Sandro. Hubiera sido una sorpresa que los del Nuevo Vivero se adelantaran.


Todo pendiente

Tras el paso por la ducha, quedaban 45 minutos en los que el miedo a no perder el punto cosechado dominó la mente de los entrenadores y se trasladó a sus pupilos. El Badajoz, pese a la entrada de un delantero como Rai, siguió agazapado, buscando romper a la contra. El Cerro controló más, sin excesos. Tocó mucho mejor que su enemigo, porque tiene futbolistas capacitados para ello.

La grada pidió a Sota, que ya estaba en el imaginario de Fael. Pero su entrada en el minuto 56 en el césped no se notó demasiado. La decoración era la misma. No dejar jugar antes que jugar y no abandonar la posición antes que arriesgarla. El Badajoz no creaba juego y eso tampoco ayudada mucho al joven extremo para dejar atrás a sus enemigos como hiciera otras veces. Por contra, Cayado, todo potencia, continuaba su asedio, que no encontró premio al final.
En el 64, Tiago dio el susto a la parroquia blanquinegra al enganchar un volea que pasó cerca del poste derecho de Moisés, que, pese al control visitante, no tuvo que intervenir demasiado. Tinín introdujo a Cristo, que disfrutó de alguna ocasión para el Cerro, como también la tuvo Pierucci en un buen pase de Cayado.

Fueron minutos de poco juego y mucho cansancio. Tal vez los 22 hubieran firmado el empate y haber acabado antes del minuto 90. Pese a la incertidumbre del marcador, los guardametas no sufrieron sobresaltos en la recta final. El único que se asustó fue el chaval que se llevó un pelotazo en la banda. Son los riesgos de ser recogepelotas a tan temprana edad. Al final, empate a uno que con el paso de las horas supo a poco en un derbi donde lo mejor fue la deportividad.


CD BADAJOZ 1 - CERRO DE REYES 1

-CD Badajoz: Moisés; Domínguez (Rus, m.85), Germán, Soares, Vilarchao; Nico Braconi (Rai Ortega, m.47), Alex Herrera (Sota, m.56), D'Amico, Sandro, Jorge Ortiz; Juan Germán.
-Cerro de Reyes: Manu; Dieguito, Jony, Rodolfo, Odi (Arévalo, m.75); Belforti, José Cayado, Germán Mañogil, Tiago (Cristo, m.70), Golo y Pierucci.
-Goles: 1-0, m.20: D'Amico. 1-1, m.24: Pierucci.
-Árbitro: Moruno Gala (colegio extremeño). Amonestó por parte local a Rai Ortega (m.62), Soares (m.59) y Juan Germán (m.90). Fueron las únicas tarjetas del partido.
-Incidencias: Alrededor de 1.500 espectadores en el Estadio Nuevo Vivero de Badajoz. Buen estado general del césped pese a la cantidad de agua caída en las horas previas. Canal Extremadura en directo. Sí hubo directivos del equipo visitante en el Nuevo Vivero, aunque Antonio Olivera 'Cachola', presidente del Cerro de Reyes, prefirió no ir al palco del CD Badajoz, en el que sí estuvo el máximo dirigente blanquinegro, Antonio Guevara.


LO MEJOR El 'fair play' Exquisito. Este puede ser el calificativo empleado para definir lo vivido en el Vivero. Como muestra, el abrazo conjunto que ambos se dieron justo tras el pitido final. No hubo ni una sola entrada con exceso de agresividad. El Badajoz fue castigado con tres amonestaciones y el Cerro ninguna. Tres tarjetas en 90 minutos. Buen dato.

LO PEOR Equipos muy temerosos Faltó ambición, probablemente desde ambos lados del campo. Fael alineó pensando más en su rival que en sus posibilidades, y el Cerro, que tuvo más presencia, consideró bueno el empate y no quiso arriesgar más de la cuenta, sobre todo en los minutos finales. Se impuso la deportividad, pero también el miedo a no perder.





Tinín: «Hemos estado ansiosos y nos faltó más velocidad y verticalidad»

Por sus palabras, el balance de Faustino Bueno Tinín, entrenador del Cerro de Reyes, no dependía de lo ocurrido sobre el césped del Nuevo Vivero sino sobre lo que cuatro horas después sucediera en Miajadas. «Este empate puede ser bueno», adujo. Pero el técnico tenía la impresión de que su equipo pudo haber hecho más. «Estuvimos nerviosos, ansiosos por jugar en el campo de nuestro gran rival de la ciudad. Nos faltó verticalidad, velocidad en el desplazamiento del balón y faltó remate», continuó el preparador cerrista.

Tinín avanzó que su equipo debe competir «como si ya estuviera en liguilla» y se congratuló por la enorme deportividad mostrada por dos enemigos reconocidos. «Hemos venido a jugar al fútbol, y sin problemas. El presidente decidió que era mejor no venir y a todos nos pareció correcto. Esta deportividad es lo que le hace falta a la ciudad y a las aficiones».




FOTOS DEL PARTIDO