lunes, 10 de noviembre de 2008

MORALO 2 - 2 CERRO REYES

Empate y protestas


El Moralo aguanta ante un Cerro de Reyes que se queja otra vez del arbitraje.



La liga para el Cerro de Reyes puede convertirse en un auténtico calvario. Es imposible determinar con el análisis de un solo partido si tiene o no razón en sus quejas, ya endémicas, sobre los errores arbitrales que asegura sufrir. Al final del partido el presidente Antonio Olivera bajó con el ánimo muy exaltado del palco del Municipal e incluso llevó sus protestas a la misma puerta del vestuario arbitral. El entrenador Faustino Bueno afirmó que vienen sufriendo una auténtica persecución y que los errores arbitrales contra su equipo se repiten en cada jornada. Se acordaba Tinín ayer de un par de goles anulados a su equipo y de irregularidades en los dos tantos del Moralo.


Sea como fuere el Cerro demostró en Navalmoral que tiene un auténtico equipazo y que su sola presencia en la cancha motiva a sus rivales para hacer un sobreesfuerzo. Justamente eso es lo que hizo el Moralo porque ayer el cuadro local volvió a confirmar que es la auténtica revelación del campeonato con un equipo de auténticos currantes del fútbol capaces de plantar cara a un rival claramente superior. El empate determina la igualdad de aciertos de dos bandos capaces de sacar un buen rendimiento a sus armas y dejar que la providencia dictara sentencia final.


JUEGO BRILLANTE



Fue especialmente entretenido el primer tiempo con un fútbol muy vistoso para lo que suele verse en tercera división. El Cerro de Reyes se adelantó en su primera oportunidad cuando a los ocho minutos Golo dobló bien la espalda de los centrales locales con un pase que habilitó a Tiago para que este marcara ante la salida de César Carrasco. No se achicó el Moralo y, tras buenas ocasiones para Manu y Gallardo, consiguió empatar. Córner que bota Emilio Gil y Andrada, que esperaba rematar de cabeza, aprovecha sin embargo un balón suelto para chutar al fondo de las mallas pacenses. Pierucci con un cabezazo para el Cerro y Emilio Gil con un robo de balón y un golpe franco completaron el balance ofensivo de un entretenido primer acto.
Tras el largo descanso, porque el árbitro necesitó asistencia de los fisioterapeutas para continuar, la segunda parte se inició con un Cerro volcado sobre el marco cacereño. Así avisó Tiago a los cuatro minutos y en el dieciséis llega un servicio de Golo por la derecha que primero remata Belforti y termina Jose Cayado marcando el 1-2 desde cerca. El partido se ponía cuesta arriba para un Moralo que ya acusaba el esfuerzo. Sin embargo, los verdiblancos volvieron a sacar provecho de su peligro a balón parado y el empate llegó en una falta botada por Emilio Gil. Cabezazo del central Barbero y gol en propia meta de Jaime Garrido al intentar desviar. El tanto subió al marcador tras unos segundos de suspense porque el asistente llamó al árbitro y tras un breve diálogo fue dado por valido el gol local.


Se completa el análisis de esta segunda parte con un par de acciones en el área local invalidadas por el colegiado, que determinaron serias protestas de los visitantes. El Cerro de Reyes terminó el partido dando una gran imagen de su poderío físico y abrumando al Moralo. Elogios para los visitantes que se trasladan a su vez al bando local ya que los de Navalmoral fueron capaces de aguantar el tipo para arrancar un empate que les deja un buen sabor de boca. La niebla que ayer cubría el Campo Arañuelo se despejó apenas unos minutos antes del inicio para dar paso a un bonito partido. El recuerdo de unos y otros tiene sin duda distinto aspecto pero el aficionado guardará la imagen de un duelo para ser tenido en cuenta.


Y detalles curiosos: el Cerro se acordó del lesionado Iván Fernández: "Animo Iván" lucieron sus compañeros antes del inicio y en la camiseta oficial del Moralo esta frase "busco patrocinador para sobrevivir".