jueves, 20 de noviembre de 2008

Dos gallitos en el José Pache

«Quien pierda puede quedar afectado», reconoce Alcázar, técnico del Cacereño «El Cerro está segundo porque nos han privado de cuatro puntos», lamenta Tinín
La Tercera extremeña alcanza su máxima temperatura. Este domingo, Cacereño y Cerro de Reyes ponen al rojo vivo el campeonato con un duelo en el que entra en liza algo más que el liderato. Está en juego la supremacía del grupo XIV. Quien salga vencedor dará un golpe de autoridad no sólo por lo que representa a nivel anímico ganar al rival directo por el título, sino también por el respecto que pueda imponer indirectamente para el resto de equipos.
Tinín se muestra confiado en las posibilidades de su equipo, sobre todo por la solvencia que presenta en el José Pache. «Esperemos que sea un gran día para nosotros». El entrenador del Cerro no oculta su molestar por las circunstancias en las que ha llevado a que la presión por ganar la tengan que soportar los suyos. «El Cacereño está primero por lo que nos ha pasado a nosotros. Tenemos en mente que a este partido tendríamos que haber llegado primeros, pero nos han privado de cuatro puntos y ellos se han beneficiado de esos errores por estar directamente detrás de nosotros».
La presión para el Cerro
Ángel Alcázar, técnico del Cacereño, también demuestra su condición de hombre tranquilo ante la, hasta ahora, cita más importante de la temporada. No es un entrenador dado a declaraciones grandilocuentes, aunque esta vez sí admite que se trata de un partido especial. «Es importante porque todo el mundo está pendiente de quién es el auténtico gallito del grupo», afirmó ayer, y admitió incluso que el equipo que pierda en el José Pache «puede quedar afectado» desde el punto de vista anímico.
En ese sentido, Tinín no cree que la derrota marque tanto, aunque reconoce que «si perdemos nos afectará algo más que a ellos porque nos descolgaríamos a cinco puntos y es una ventaja importante, pero si pierde el Cacereño se quedaría sólo a un punto. En cualquier caso es el Cacereño el que puede afrontar el encuentro del domingo con algo más de tranquilidad. Le saca dos puntos al Cerro en la clasificación, de modo que una victoria le permitiría distanciarse considerablemente como líder, mientras que una derrota le dejaría segundo tan sólo un punto por detrás de los de Tinín, y el empate le permitiría seguir primero. De ahí que Ángel Alcázar destacara ayer que llegan «psicológicamente en una situación ideal». Por eso, Tinín insiste tanto en que su equipo debería llevar más puntos y más goles. «Sería totalmente distinto.
Ahora nosotros estamos más obligados a ganar y ellos tienen menos que perder», apunta el entrenador albiazul.Además, el objetivo marcado por la directiva cacereña al inicio de la temporada de terminar entre los cuatro primeros se va acercando poco a poco, pues tras ganarle al Moralo el pasado domingo el quinto clasificado, que es el propio conjunto de Navalmoral, se encuentra ya a nueve puntos de distancia.El técnico del Cacereño trata de mantener a sus jugadores lo más aislados posible de las altas expectativas que la afición tiene depositadas en ellos. Aseguró que durante esta semana están trabajando «con total normalidad», preparando el partido como uno más de la competición, pues lo cierto es que, al margen de la repercusión anímica que tenga en la plantilla ganar o perder, el resultado no será ni mucho menos determinante.
Tinín tiene claro que «el primero que marque se llevará el partido».Todo el mundo parece coincidir en que Cerro y Cacereño representan dos maneras distintas de entender el fútbol. Los pacenses practican un juego más físico y directo, con jugadas de estrategia muy trabajadas. Más 'inglés', por expresarlo en términos genéricos. Mientras, los verdiblancos pasan por ser el conjunto que mejor trata el balón en la Tercera extremeña, con gusto por la posesión y por el toque en busca de espacios.
Alcázar advirtió de que eso no va a cambiar sea quien sea el rival. «Nosotros tenemos nuestra forma de jugar, y aunque el campo del Cerro es mucho más pequeño que el Príncipe Felipe seremos fieles a nuestro estilo, porque es el que tenemos y el que sabemos hacer», afirmó. De momento, los resultados le avalan. Pero, en contra de lo que pueda parecer al técnico del Cerro le hubiese gustado otro escenario. «En estas circunstancias me gustaría jugar en su campo por las dimensiones del Príncipe Felipe.
Aunque es verdad que en el José Pache estamos muy bien. Sólo hemos dejado escapar dos puntos ante el Jerez y porque nos anularon tres goles».Si no se producen contratiempos en lo que queda se semana, Ángel Alcázar y Tinín podrán contar con toda su plantilla, salvo la conocida baja de Iván Fernández en los albiazules, que fue operado este martes de la rodilla y podría perderse toda la temporada.