lunes, 26 de abril de 2010

AD CERRO DE REYES 1 - 1 RACING "B"

El Cerro ya saborea la salvación

Los pacenses supieron reponerse al gol del Racing en un partido igualad


El Cerro escaló un nuevo peldaño para la consecución de la permanencia, consiguiendo un empate ante el Racing B (1-1), que deja a los pacenses a un punto de certificar su participación en la categoría de bronce la próxima temporada. Tinín insistía horas antes del choque en la importancia de imprimir ritmo al juego y salir al césped con intensidad para evitar despistes, y asegurar por la vía rápida la salvación. Sin embargo, varios eran los enemigos a los que se enfrentaba el Cerro.

Por un lado, un filial del Racing al que le urgía sacar un resultado positivo para salir del descenso; por otro, las matemáticas eran una espada de doble filo para los cerristas, ya que la distancia que ostentan sobre sus perseguidores es un bálsamo que les eximía de una presión acuciante y les convertía en presas fáciles de la relajación.
Además, una zaga plagada de lesiones obligaba al técnico local a confeccionar una defensa de circunstancias. Tinín prescindió del trivote buscando más mordiente en la punta. El tándem argentino cumplió, pero la falta de rodaje de Pierucci provocó que la gasolina sólo le durase el primer tiempo. Fue sustituido. Mientras permaneció en el terreno de juego arrastró a los centrales y abrió espacios para que Enzo viera puerta. Jugaban en paralelo, pero alternaban los roles de ariete y media punta según lo exigía el guión. Se entendieron a la perfección, aunque la sociedad argentina no lograra materializar sus ocasiones. Pierucci lució más en el juego sin balón, propiciando opciones ofensivas, aunque la chispa de velocidad fue su handicap. De espaldas a portería aguantó el esférico con maestría sin arriesgar la entrega en corto, en el juego aéreo obligaba al Racing a incorporar a uno de los centrales más allá de la línea de tres cuartos para pugnar en el salto, y daba posibilidad de desmarque a sus compañeros.

En el minuto 11, Enzo recibía una asistencia de Jorge Zafra y tras dos amagos lograba conectar el disparo que atajó Mario. Instantes después, el máximo artillero cerrista recibía un pase de Zafra, el de Barcarrota había interceptado el saque de una falta racinguista y sirvió en largo, el meta santanderino se anticipó y el delantero local quedó tendido reclamando la falta. El contragolpe de los visitantes a punto estuvo de pillar desprevenida a la zaga y el lanzamiento de Robert lo detuvo con apuros Arturo, que comenzó dubitativo en las salidas, pero que tuvo dos intervenciones de mérito. Al meta sevillano se le notaba incómodo fuera de los palos y al salir a taponar un acercamiento por la línea de fondo, perdió portería y el remate de Espolita desde el balcón del área exigió la estirada del arquero del Cerro.

Las bandas pacenses estuvieron ayer huérfanas, con un Golo renqueante por unas molestias que le impidieron entrenar con normalidad durante la semana, lastrando el juego por la izquierda, optando los mediocentros por volcar el balón a la derecha. Nauzet, que ayer ocupó el extremo, recurría a incursiones por la posición del carril del ocho, trazando diagonales y alejándose de la cal, apoyando en la medular para agilizar la circulación de los pases, ya que Martín Belfortti se incrustó con los centrales para ayudar en la salida del balón y conectar con el centro del campo.
Tinín prescindía de la velocidad para dotar al ataque de más toque y calidad. Las únicas subidas de Iván Fernández fueron las más incisivas, aunque sin lograr sorprender a la disciplinada defensa cántabra. Tomillo desdoblaba a Golo, buscando desbordar por el exterior. Una combinación entre ambos en el minuto 20 dejó al capitán blanquiazul en el vértice del área, pero disparó sin potencia.

A la media hora Enzo recibía un balón con el pecho y dejaba libre de marca a Pierucci que no acertó en la definición. Mientras, el Racing se sacudía el dominio buscando continuamente a su mayor baluarte, Uri, dando dinamismo a un ataque visitante paupérrimo y carente de alternativas. El nueve racinguista se internó por la banda, por donde fue un puñal, y también participó en la construcción. Bajaba a recibir el esférico y lo pedía al espacio para potenciar su explosividad en la carrera y abrir el juego, rompiendo las líneas pacenses. Más allá de las aportaciones del habilidoso delantero cántabro, el Racing se afanó en intentos desde lejos, y Osmar probaba suerte desde 45 metros en una falta frontal, pero la zaga local estuvo muy atenta a las segundas jugadas. Tras la reanudación, un balón largo desde la izquierda a la espalda de los centrales llegaba mansamente a Robert que con un disparo duro y seco batía a Arturo, sin la oposición de la zaga. Como en el enfrentamiento ante el Castilla, la máquina blanquiazul saltaba al césped baja de revoluciones y el Racing aprovechaba la pasividad para adelantarse, 0-1, cuando aún no se había cumplido el primer minuto. Pero el gol despertó del letargo a los cerristas y la réplica llegó tres minutos después, cuando Jorge Zafra recibía un balón a media altura y al engatillar sufría un plantillazo. El colegiado decretó un libre indirecto dentro del área racinguista.
Golo que apenas había intervenido asumió los galones y se encargó de ejecutar la infracción.

El capitán del Cerro optó por la potencia en vez de la colocación, y aprovechó el salto de la barrera para lanzar raso y centrado, sin que Mario pudiera reaccionar a tiempo, 1-1. Los cerristas enmendaban el error y devolvían el golpe psicológico al rival. Aunque el Racing B no se arrugó y aprovechó unos minutos de intercambio de golpes para estirarse. Espolita lanzaba escorado desde la frontal y forzaba el córner. Acto seguido, jugada de tiralíneas que inicia Arturo tras el saque de esquina. Cede en largo para Golo, que dribla a Gonzalo y combina con Jorge Zafra que al primer toque se la deja a Enzo cuyo disparo se marcha por encima del larguero.

Este ritmo favorecía al Racing con más fondo físico y frescura, por lo que Tinín decidió dar un giro a la situación metiendo a Fran Miranda. El cambio apuntalaba la retaguardia pacense, desbordada en algunos momentos por Uri, en detrimento de la fluidez, ya que la conducción se hizo más espesa y trabada. El Cerro contemporizó. Aún así, Uri siguió estando en contacto con el balón y antes de ser sustituido dejó algunos destellos de calidad.

El Cerro no se dio por vencido y la salida de Cristo por Nauzet refrescó el ataque local y proporcionó más profundidad a la banda derecha. A los pocos minutos de entrar, recibe un balón de Enzo que se zafó de dos rivales, pero Cristo envió cruzado. Instantes después un despeje defectuoso de la defensa cántabra rechaza en espalda de Martín y Cristo, sólo ante Mario, dudó entre el pase y el disparo. El Racing incorporó a varios hombres de la zaga y gozaron de una oportunidad de oro para llevarse la victoria cuando estaba el tiempo cumplido. Juanlu centra desde la izquierda y Borja supera en el salto a la defensa, pero Arturo saca una mano prodigiosa y abortó el peligro. El Cerro tendrá que esperar una semana más, pero ya saborea las mieles de la salvación.
Ha cumplido con creces en su reconversión al lateral. Seguro en el corte, disciplinado tácticamente y trabajador.
Fue de menos a más. Obligó a Tinín a meter a Fran Miranda en la contención. Rápido, vertical y con mucho desborde. Llevó todo el peligro de los cántabros.



CERRO REYES 1 RACING B 1






TININ: «Nos salvaremos el próximo domingo»

Tinín valoró el punto conseguido, aunque se lamentó por no haber sellado la salvación en el partido de ayer. «Estábamos muy centrados en sacar este choque adelante, pero un punto es un punto. Hemos arriesgado jugando con dos puntas y eso ha dado superioridad en el centro del campo al Racing».El técnico local señaló que las lesiones están marcando este final de temporada y , por eso, dio más mérito al haber logrado un empate. «Golo ha estado con problemas esta semana, Tomillo reaparecía de una lesión muscular, Martín y José María también venían con molestias, y Pierucci no está ni mucho menos para noventa minutos, le falta ritmo de competición».Además, destacó las oportunidades que tuvieron en la segunda parte, especialmente las de Cristo, que no pudieron materializar. «Hemos tenidos tres o cuatro ocasiones cuando el encuentro ha sido un toma y daca». Tinín concluyó afirmando que «nos salvaremos el próximo domingo.



FOTOS DEL PARTIDO




[Diario Hoy]